El estrés y la efectividad en el segundo saque

El estar a punto de ejecutar el segundo saque y haber cometido una doble falta, son situaciones muy frecuentes y estresantes en el tenis, que además afectan notoriamente el resultado del partido.  Todo tenista debe aprender a lidiar con ellas. Si quieres ejecutar el segundo saque con efectividad, debes hacerlo con la misma seguridad con la cual realizas tu primer servicio.

Ya sea en la oficina, en la familia, los estudios o la cancha de tenis… la vida presenta situaciones que se repiten. “El conjunto de situaciones que sueles vivir constantemente” esa es tu estructura situacional. Es un concepto que yo he ideado para llevar a los tenistas concientizar la totalidad de retos que enfrentan a diario y sus formas adecuadas o inadecuadas de manejarlos.

Seas o no seas tenista, tienes una estructura situacional en cada ambiente donde operas y es útil reflexionar sobre ello: ¿Cuáles son las situaciones que enfrentas a diario? ¿En cuáles actúas inadecuadamente?… Tus emociones ante cada situación producen tus resultados.

Fallar el primer saque, estar en la línea de fondo a punto de ejecutar el segundo y saber que acabas de cometer la doble falta… Un tenista debe manejar con calma esas situaciones. Si no, el estrés derrumba su desempeño y le rompen el servicio.

Hay que aprender a controlar el estrés en el segundo saque y a ser inmune luego de cometer una doble falta. No son dos elementos aislados, si mantienes tu equilibrio emocional, puedes recuperarte. Pero si eso te derrumba, cometerás otras más.

¿Cómo evitar las dobles faltas?

Puedes controlar los pensamientos para reducir el estrés. El segundo saque se complica si el estrés entorpece la motricidad. Crea tensiones musculares, merma tu fuerza, cambia tu mecánica o el pulso tiembla más aunque no lo notes… ¿Y por qué pierdes el control emocional?… Por tus malos pensamientos. Si piensas en lo que ocurrirá si fallas el segundo servicio, eso te perjudica. Y si ya has cometido una doble falta y piensas en ello generando rabia o temor, es peor aún. Si no pasas la página, tus emociones se acumulan. Entonces, cada nueva falta te estresa más que la anterior. Es un círculo vicioso debes romper.

También puedes ajustar el tiempo. Llegas a la línea de fondo y sacas. Allí transcurre un tiempo que puede variar al comparar un saque no el otro. Cada tenista tiene un tiempo que le favorece. Si tomas un video y luego mides los tiempos, podrás saber cuánto sueles tardar en ejecutar los saques en los momentos en que lo haces bien.  Tardar más de eso o tardar menos de eso, puede ser perjudicial.

Otra forma es indagar tus programas mentales. Supongamos que un tenista dice: “Llego a la línea de fondo, chequeo mis emociones y acelero o enlentezco mi respiración según necesite calmarme o activarme. Luego recuerdo la mecánica del saque, me concentro y cuando me siento preparado, ejecuto el servicio”. Si eso es lo que hace cuando saca bien, entonces ese es su programa exitoso. Solo tiene que reconocerlo y utilizarlo desechando los programas ineficientes.

De hecho, es posible que tengas programas mentales de fracaso que se activen específicamente en el segundo saque. Son secuencias habituales que incluyen pensamientos, recuerdos, conductas, sensaciones corporales, emociones demás. Para evitar que se activen, necesitas identificarlos.  

También es necesario aceptar la realidad. Incluso Federer y Nadal cometen dobles faltas. No es necesario darse golpes de pecho. Solo pasar la página y concentrarse para el próximo servicio.

Adicionalmente debes saber algo. Para enfrentar las diversas situaciones del tenis, se requiere un determinado nivel de activación fisiológica. Para ejecutar el saque hay que manejar dos niveles de activación diferentes y estar preparado para cambiar rápidamente de la calma moderada, a la explosividad intensa.

No puedes estar muy tenso o enérgico cuando lanzas la bola hacia arriba porque el lanzamiento saldría desviado. Pero el golpe es un movimiento explosivo. Cuando lanzas la pelota, debes tener un nivel medio de activación. Al lanzarla abres los brazos e inhalas. Esa inhalación debes emplearla para cargarte de energía, que en pocas fracciones de segundo es empleada para aumentar mucho el nivel de activación y realizar un golpe muy potente. Para poder hacer ese cambio tan rápido en el nivel de activación, es necesario concentrarse.

Si al ejecutar el segundo saque no te concentras o no te preparas para pasar de un nivel de activación al otro, pero en el primero sí lo haces, entonces estás usando un programa mental inadecuado durante el segundo servicio.

Sígueme en las redes sociales