¿Qué ocurre cuando un tenista golpea muchas pelotas que corresponden a su pareja de dobles?

El entendimiento entre las parejas de dobles no es fácil. Cuando se trata de tenis social, de quienes juegan con sus amigos el fin de semana y de competidores amateur, ellos cometen ciertos errores. Tristemente, los tenistas de competencia bastante jóvenes, pueden cometerlos también. Eso es grave porque así no pueden desplegar su mayor desempeño. Son fallas que perjudican seriamente la carrera de cualquier tenista que desee ser profesional u obtener una beca deportiva.

Son Modos Mentales Negativos asociados al juego de dobles, que están incluidos en el Test que he venido desarrollando. Uno de los que más afectan al compañero de dobles es el llamado “Quita Pelotas Acaparador”. Se trata de tenistas que desean responder todas las pelotas.

Hay quienes caen en ese modo cuando van perdiendo, cuando su pareja comete fallas, cuando juegan teniendo de su lado a una persona a quien consideran de menor nivel, cuando están disputando puntos definitorios importantes o simplemente cuando están de mal humor. Otros viven con ese modo mental permanentemente activo.

¿Cómo se siente el tenista afectado?… evidentemente mal. Se frustra por no poder responder las pelotas que le corresponden. Pero va más allá de una simple frustración. Algunas veces, se prepara para golpear una pelota con potencia, luego tiene sensaciones corporales desagradables porque esa energía no pudo ser drenada. En otros casos se estresa porque va corriendo tras la bola y en plena carrera debe dar gritos desesperados a su pareja para evitar el choche. Es desesperación por el miedo a recibir un golpe, pero también rabia.

Y también hay confusión porque no sabe si esta persona a la final va a detenerse dejándole golpear la pelota o seguirá con la decisión de quitársela. La confusión aumenta el estrés. Igualmente aumenta la rabia porque si la pareja se detiene y el que debería golpear la pelota también se detiene, entonces vienen reclamos. Uno dice: “La pediste, entonces por qué no le pegaste”. La otra persona contesta: “Qué querías que hiciera si tú te atraviesas”.

Pueden generarse muchos problemas interpersonales por causa de esto. Sin embargo, el principal peligro está en la seguridad. Sobre todo cuando el que cae en modo “Quita Pelotas Acaparador” es indoblegable. Se trata de aquellos quienes, motivados por la rabia, continúan en su decisión de golpear la pelota incluso sabiendo que va a producirse una colisión. El tenista perjudicado, el que realmente debería responder la pelota, tiene dos opciones: “La respondo yo y recibo un peligroso golpe, que podría ser un raquetazo en la cabeza, o me freno en plena carrera para dejar que mi pareja haga lo que desea”. Luego podría decir que no quiere jugar más junto con esa persona”.

El tenista que cae en modo de “Quita Pelotas Acaparador” comete un error que puede hacerlo perder muchos puntos y muchos partidos. También asume riesgo innecesario que puede hasta costarle un golpe en la cabeza. Puede perder a su actual pareja de dobles, aun cuando sea la persona que necesita para ganar muchos partidos. Incluso puede perder a las parejas de dobles que quisiera tener pero nunca ha tenido.

Todo el ambiente ve lo que ese jugador está haciendo y muchos pueden pensar: “No, yo a ese no lo quiero como mi pareja de dobles”. Los padres pueden impedir que su hijo juegue con él o ella, los árbitros pueden predisponerse en su contra, los entrenadores pueden dejar de enseñarle a mejorar el saque o lo que sea que necesite porque deben concentrarse en resolver ese problema con su atleta que atenta contra la seguridad de otros jugadores. Una falla como esa, mantenida a lo largo de años, puede frenar la carrera del tenista.

Sígueme en las redes sociales