¿Cómo entrenar tu visión periférica para el tenis?

En el post anterior, vimos la importancia la visión periférica, ahora sabremos cómo mejorarla. Primero debemos preguntarnos si realmente nuestro tenista necesita mejorar eso. Yo lo descubro plasmando sus programas mentales en un diagrama de flujo.

La visión periférica en sí misma no tiene mucho valor. Ella vale por su utilidad como insumo de información para tomar decisiones. Y además se asocia con la emoción.

El diagrama revela si sus decisiones tácticas son mermadas por mala visión periférica e indica cómo eso se relaciona con la emoción: ¿El tenista se estresa porque no logra percibir la ubicación del oponente en su periferia visual? ¿O será que primero se estresa y es por eso que luego no logra percibirlo?

Supongamos que él falla en su visión periférica sólo cuando se estresa. Pero ve claramente la ubicación del rival al estar calmado. Esa mala percepción visual sería una consecuencia, no la causa primordial. Solo necesitaría control emocional.

¿Y si ocurren ambas cosas?… primero se estresa porque no percibe su periferia visual y luego esta capacidad perceptual desmejora aún más porque se ha estresado.  Allí debemos entrenar la visión periférica y reducir el estrés.

Imaginemos que el tenista falla en la visión periférica y No se estresa por ello. Pero toma malas decisiones porque no ubica al oponente. Entonces, entrenamos solo la visión periférica.

Los ejercicios para mejorarla

Existen tareas de laboratorio con estímulos son muy ajenos al tenis. Un círculo saltando en una pantalla es muy diferente a un tenista moviéndose al otro lado de la cancha. La tarea también. No es lo mismo sentarse a memorizar combinaciones de luces de colores vistas a los lados, que estar en cancha tratando de percibir la ubicación del rival y para poder decidir una jugada mientras se corre al máximo tras la pelota.

Si esos ejercicios no se mezclan con los de cancha, podría no funcionar. Hay una falsa creencia: “Al usar aparatos modernos, extraños y costosos, cuya funcionalidad complicadísima nadie la comprende, el resultado será excelente”. Para Tony Nadal eso es falso porque la tecnología no es lo esencial. Rafael derrota tenistas que usan laboratorios biomecánicos, neurofeedback y demás. La tecnología no es mala, pero hay que preguntarse si esos cables realmente ponen a cada tenista a realizar la tarea específica que necesita. Si la tarea es irrelevante, los cables de la NASA no hacen magia. El entrenamiento debe incluir tareas parecidas al tenis. No todos los ejercicios deben ser de cancha… ¡Pero hay que incluirlos!

Todos los post.

Sígueme en las redes sociales.

Sígueme en las redes sociales