Entrena tu visión periférica y tu tenis mejorará

Percibir la situación de juego implica mirar el espacio. El tenista sabe dónde están las líneas y la net, son elementos estáticos. Pero la pelota y el rival se mueven y están en lugares diferentes.

Si la pelota se aproxima, pero aún está del otro lado de la malla, puedes mirar a la bola y al oponente al mismo tiempo con facilidad… Eso cambia conforme la bola se acerca. Justo apunto de pegar, la pelota está acá a tu derecha y el rival está allá adelante. No puedes enfocar la vista hacia dos lugares diferentes a la vez. Debes enfocarte en la bola que golpeas, pero debes ubicar al oponente con base en una imagen borrosa. Es la visión periférica que puede llegar a tener casi 180 grados hacia los lados.

Si desarrollas esta capacidad, tus decisiones mejoran. Al estar a punto de golpear, debes decidir hacia dónde enviar la bola y para eso debes saber dónde está el contrincante. Así las opciones de jugadas que seleccionas serán más adecuadas. Y también mejorará tu forma de implementarlas.

Si no sabes dónde está el rival, pero lo supones. Tal vez aciertas y tomas la decisión adecuada. Pero si tienes dudas, estarás inseguro(a) y tus movimientos serán torpes.  

Otros motivos para entrenar la visión periférica

Para tomar decisiones, el cerebro utiliza suministro de sangre, oxígeno, impulsos nerviosos, diversas fuentes de energía y demás. Esos recursos no son ilimitados, si el cerebro invierte demasiados de eso en percibir al oponente que está en la periferia visual, entonces percibe eso pero no puede realizar la toma de decisiones basada en esta información. Y desde el punto de vista psicológico, también hay economía de recursos. Es dificil realizar diversos procesos psicológicos al mismo tiempo.

El cerebro es como una computadora, se queda colgado o se resetea. Supongamos que logras percibir la situación de juego. Entonces sabes dónde está todo (tú, la bola, el oponente…). Pero estás tratando de dilucidar hacia dónde debes enviar la pelota. No puedes dilucidarlo porque el cerebro se bloquea, pero sabes lo que estás tratando de hacer. Allí el cerebro se quedó colgado. Es como la computadora que se guinda pero sigue mostrando la misma información en la pantalla.

También es posible que hagas un esfuerzo por percibir la situación de juego con visión periférica incluida y tu mente se quede en blanco. Por momentos, pierdes la información y no sabes ni lo que estabas tratando de hacer. Allí tu cerebro se ha reseteado.

En ambos casos, la tarea consume demasiados recursos y tu cerebro se resetea o se queda colgado por instantes. Ocurre con frecuencia y no nos afecta mucho a menos que estemos jugando al tenis.

En otros casos, el cerebro no se cuelga ni se resetea, pero gasta muchos recursos en la visión periférica. Allí todos los otros procesos que requieren del pensamiento se dificultan. Eso incluye ajustes técnicos, ajustes tácticos, control emocional, análisis del oponente y demás.

¿Cómo evitar que la visión periférica consuma demasiados recursos?

Controlar las emociones es vital. Así la capacidad de procesar información mejora, lo cual incluye a la visión periférica. Si el tenista presenta elevado estrés, no tendrá una adecuada visión periférica ni tomará adecuadas decisiones en base a ella.

La otra clave está la realización repetida de tareas de percepción visual periférica. Mientras más fácil y automatizada esté la tarea, menos recursos consumirá. Existen muchas opciones de ejercicios donde el atleta mira hacia un lugar y debe percibir estímulos ubicados en otras partes.

Pueden ser tareas de laboratorio donde hay que percibir luces ubicadas a los lados, o tocar puntos que se mueven proyectados en una pantalla con la vista enfocada en otro lugar. Otros ejercicios obligan al atleta a mirar objetos físicos reales que se mueven en la cancha.

Para aumentar la probabilidad de lograr verdaderos progresos en el desempeño deportivo, es necesario seleccionar los ejercicios adecuados e insertarlos en un plan de preparación mental bien diseñado.  Este debe tomar en cuenta no solo la percepción visual, sino los otros elementos asociados a la toma de decisiones. Si deseas saber un poco más sobre eso, puedes leer el siguiente post.

¡Sígueme en las redes sociales!

Si sabes de alguien que necesite leer esto, hazlo llegar a su destino.

Sígueme en las redes sociales