¡VAAAAMOS!… Celebrar con el puño es importante. Aprende cómo hacerlo bien.

Este icónico gesto es de mucha utilidad en el tenis. Al usarlo, agarras ánimo y confianza, intimidas o afectas el oponente y también liberas el estrés que habías tenido por la presión del partido.

Cuando fallas puntos y luego anotas uno, necesitas darte ánimo para que tu juego mejore. También necesitas demostrarle al oponente que estás allí peleando. Entonces, si se sentía muy seguro o confiado, eso podría cambiar porque le estás demostrando que estás recobrando el ánimo y las fuerzas.

Hay tenistas que le temen a las remontadas. Al enfrentarlos, toma en cuenta estas cuatro recomendaciones: (1) esos suelen ser los más susceptibles de ser intimidados por las celebraciones, (2) tienes que celebrar no cuando lo vas derrotando, sino cuando comienzas a remontar y (3) debes acompañar toda la remontada con ese tipo de celebraciones.

Pero no te excedas con todas las personas. En algunos casos, ya remontaste, ya celebraste y te conviene dejar de celebrar con intensidad. Toda persona tiene un límite. Tu rival puede intimidarse al comienzo. Pero si continúas celebrando todos los puntos podría llegar un momento donde se molesta y usa su rabia para remontar contra ti. No le des el impulso que necesita para motivarse.

Algunos jugadores pueden intimidarse durante todo el partido. Pero otros dan vueltas al asunto si te sobrepasas celebrando una y otra vez o cuando la celebración es ofensiva. Conociendo al oponente, sabrás hasta dónde llegar.   

Una celebración tímida, desganada, temerosa, dudosa o con cara de sentimiento de culpa por estar celebrando… Eso no ayuda en nada. Hay que ser coherente con uno mismo. Si vas a celebrar el punto, tienes que hacerlo con intensidad, sin contemplaciones. Solo tienes que mantener unas ciertas normas de respecto. Y si quieres ser intenso sigue estas recomendaciones.

Toma suficiente aire. Usa la respiración para agarrar un poco de energía antes de hacerlo. De lo contrario, te desinflas el momento de decir “VAAAMOS”. Eso tendría el efecto contrario al que deseas lograr en ti y en el oponente.

Se ve mejor cuando todo tu cuerpo está involucrado. Allí la cara es importante, debe ser expresiva, labios, boca, mandíbula, pómulos, cachetes, toda la cara se contrae cuando lo haces con verdadera intensidad. Puedes usar también la mirada.

La expresión corporal se ve más fuerte e intimidante cuando estás con los pies bien asentados en el suelo, tu cuerpo está en equilibrio porque las piernas están flexionadas y eso baja tu centro de gravedad. Si celebras intensamente con el puño, pero tu cuerpo está desequilibrado tambaleándose, eso no intimida tanto. El gesto de celebración debe ser “Enérgico, expresivo, que involucre todo tu cuerpo y con perfecto balance corporal”.

A pesar de hacer todos eso, deberías ceñirte a ciertas normas de respeto. Debes hacerlo cuando estén ambos separados a suficiente distancia, no cuando estén uno muy cerca del otro casi pegados de la red. No lo celebres en su cara, sería una provocación irrespetuosa. El puño debe señalar hacia un lado, no directo al oponente. Y celebra solo tus aciertos, no los errores de otro.

Si quieres ser irreverente, puedes voltear la cabeza, mirarlo con intensidad y decírselo o gritárselo a esa persona más que a ti mismo(a). Pero el puño debe estar apuntando hacia los lados y ambos jugadores deben estar a unos cuantos metros de distancia.

Cuando el otro celebre sus puntos, no te sientas ofendido ni intimidado, rabioso, nervioso ni desanimado. Pasa la página, tienes que inmunizarte porque en unos cuantos segundos estarás peleando por el siguiente punto.  En los torneos van a hacerlo… ¡Debes estar acostumbrado.

Cuando tu rival celebre sus puntos, no te ofendas, ni te intimides. Desecha la rabia, los nervios y el desánimo: ¡Pasa la página!… en unos segundos estarás disputando el siguiente punto.  En los torneos van a hacerlo… ¡Inmunízate al 100%!

¿Quieres participar en un campamento virtual de entrenamiento mental para el tenis? Puedes comunicarte por este correo.

Sígueme en las redes sociales