Así piensa Rafael Nadal: palabras, anécdotas y lecciones de vida.

El elemento principal de su mentalidad es la aceptación. Se relaciona con el desapego al pasado, la actitud ante los éxitos, fracasos y los propios errores. También, con la búsqueda de soluciones y la auto-confianza. Para Nadal, es importante aceptar que las cosas son como son y no como él quisiera que fuesen. Así deja atrás el pasado y construye su futuro.

¿Pero cuáles son esas cosas que aprendió a aceptar?… que el desempeño deportivo sube y baja, que puede ganar y perder porque la vida tiene altibajos. Considera que la mentalidad del tenista debe permitirle aceptar y superar las caídas. Asume éxitos y fracasos con la misma tranquilidad afirmando: “No puedes celebrar mucho cuando tienes grandes victorias y no puedes desmotivarte cuando estás perdiendo… en unos días estarás en el próximo torneo y tendrás que estar preparado”.

También piensa que, quien se convierte en estrella, debe seguir siendo un ser humano y contar personas sinceras que le digan las verdades que no desea escuchar.

Su principal motivación “No es ganar”. Busca disfrutar el tenis, trabajar duro y mejorarse a sí mismo gane o pierda. Dice que perder no es su enemigo, pero “el miedo a perder” sí lo es.

En su mente hay una relación entre la aceptación, el uso del pensamiento y la confianza. Acepta sus propias fallas diciendo constantemente “No es momento de buscar excusas”. Eso lo ayuda a pensar con “la cabeza fría” buscando soluciones.  Un día, le preguntó a Tony, su tío y entrenador: “¿Cómo ves el partido?”. Este le respondió: “Federer tiene el drive mejor que el tuyo, el revés mejo… la bolea es mucho mejor…”. Rafael le contestó: “Valla moral que me das”. Y tony le dijo: “Yo te puedo engañar, pero Federer no te va a engañar. Más vale que sepas lo que vamos a enfrentar. A partir de aquí busquemos soluciones… Juega cada punto como si te fuera la vida en ello”. Así Rafael ganó.

Esa búsqueda de soluciones, se relaciona con la confianza. Cuando no logra conseguir soluciones para jugar mejor, él lucha por mantener la confianza en que al final sí logrará encontrarlas. Y a todos nos recomienda: “Hay mucha gente que se esfuerza cada día y no tiene la suerte de llegar a la cima. Lo importante es el camino, pensar en el día a día, pensar que las cosas van a llegar”.

Por otro lado, para Rafael siempre busca y encuentra una mejora que perseguir, incluso estando en el tope de su carrera. Le gusta trabajar siempre con objetivos. Tiene objetivos a largo plazo, pero se enfoca en los pequeños objetivos de cada día porque así le enseñó su tío.  Ambos querían llegar muy alto, pero este entrenador comenta: “Aquel objetivo yo lo mezclé siempre con objetivos a corto plazo”. Para Tony, los objetivos a largo plazo no motivan al trabajo. Estos deben mezclarse con objetivos cortos que sean más motivantes porque son accesibles y se renuevan conforme se progresa. Adicionalmente, el  principal objetivo es mejorar, porque luego se gana.

Por otra parte, para Rafa Nadal, el tenis no es todo en la vida. Regresa de los torneos para vivir en Manacor, dentro del mundo real y no en una burbuja. Le gusta disfrutar de su intimidad. Piensa que un partido de tenis es solo un partido y por lo tanto hay cosas más importantes en la vida.

Esta forma de pensar lo ayuda a manejar el estrés. Pero no disminuye su determinación. Le gusta  moverse, correr y luchar duro, pelear cada punto como si su vida dependiese de ello. Y todo esto se relaciona con la aceptación de su propia naturaleza: “Juegue bien o juegue mal, tengo que jugar agresivamente”.  

En los partidos, trata de Jugar punto a punto, disfrutar las sensaciones que aparecen cuando juega bien, independientemente de que gane o pierda, y también disfrutar viendo hasta dónde puede llegar en los partidos largos.

Finalmente, hay una recomendación que él suele dejar: ¡Hay que tener auto-control para poder manejar las presiones del partido!    

Doming, 16 de febrero de 2020

Ver todos los artículos

Sígueme en las redes sociales

Leave a Reply