Prepárate emocionalmente para enfrentar a tu rival usando la música

La música tiene diversos usos para los tenistas. Cuando realizan trotes largos, suelen colocarse audífonos. La música los ayuda a trotar más tiempo, con mayor intensidad y sentir menos cansancio. Otros la usan para mejorar la recuperación fisiológica después del ejercicio intenso. Pero lo más común es emplearla para regular las emociones entes de los partidos como parte de las rutinas mentales en el tenis.

¿Cómo emplean los tenistas la música para mejorar sus emociones antes del partido? Lo más recomendable es buscar la asesoría de un psicólogo deportivo que oriente al tenista para que pueda sacar el mayor provecho de la música que escucha. Sin embargo, se pueden dar algunas recomendaciones generales útiles en todos los casos.

Lo primero que se necesita es conocer un poco sobre las emociones. Estas pueden ser suaves o intensas. Eso tiene que ver con el nivel de activación fisiológico. Si estás muy acelerado, pegas adelantado, sientes demasiadas ganas de moverte, arrancas a correr antes de tiempo, tus músculos están muy tensos etc., es porque tu nivel de activación está demasiado elevado.

Pero si estás como dormido, tu cuerpo no arranca con velocidad, no tienes ganas de moverte, no te sientes motivado a correr, ni a pensar… entonces tienen un nivel de activación bajo.

Para darte cuenta de cómo está tu nivel de activación, puedes imaginar una regla que tiene un cero en el centro. El extremo -5 es tener un nivel de activación muy bajo, el cero es el punto medio y el 5 es tener un nivel de activación muy elevado.

Muy baja act. -5 -4 -3 -2 -1   0  1  2  3  4  5  Activación exagerada.

El tenis es un deporte intenso, entonces tu nivel de activación debe estar por arriba del punto medio. Pero si es demasiado elevado también disminuye tu desempeño. –

Las emociones que experimentamos también pueden ser desagradables o agradables y se pueden medir de una manera similar

Desagradable    -5   -4   -3   -2   -1   0   1   2   3   4   5    Agradable.

Aquí el punto cero es neutro, no es ni agradable ni desagradable.

Pregúntate cuáles son tus puntuaciones ahora mientras lees o cuáles suelen ser tu puntuaciones mientras juegas los partidos. Qué tan intenso suele ser tu nivel de activación y que tan agradable o desagradables suele ser tu estado emocional.

Cada atleta tiene unas puntuaciones que debe tener para poder jugar bien en ambos aspectos (el nivel de activación y lo agradable o desagradable). La mayoría de los tenistas necesitan tener un nivel de activación intenso, pero no demasiado. Un 3 suele ser adecuado, pero varía según la persona.

En cuanto a lo agradable/desagradable, la mayoría de los tenistas necesitan sentirse bien para poder tener un buen desempeño, pero no les sirve sentirse demasiado bien. Una puntuación de “2” o “3” suele ser la adecuada. Cuando el estado emocional del atleta se torna demasiado agradable, entonces el desempeño también disminuye.

Al unir todo lo que hemos hablado sobre la emoción, tenemos que pueden haber cuatro tipos generales de emociones:

Las Intensas y placenteras: Acá se incluyen emociones el éxtasis y alegría intensa.

Intensas y desagradables: En este grupo se incluyen el miedo, la rabia, impotencia, frustración, estrés.

De baja intensidad y placenteras: Acá podríamos citar la calma, tranquilidad y el alivio.

De baja intensidad y desagradables: Ejemplos de estas podrían ser la tristeza, apatía, desmotivación.

Hay muchísimos tipos de emociones, pero todas tienen un nivel de activación y un nivel de agrado o desagrado. El tenista siempre puede medir su estado emocional preguntándose dónde se encuentra en estas dos reglas imaginarias que hemos presentado. Y el empleo de la música se basa precisamente en eso. Los tenistas suelen usar la música para aumentar o disminuir su nivel de activación o para regular el nivel de agrado o desagrado que experimentan.

Se trata de atletas que saben qué tan intenso debe ser su nivel de activación y que tan bien o mal deben sentirse para mejorar su desempeño. Tienen un nivel óptimo de activación que los ayuda a jugar mejor y un nivel óptimo en lo que respecta a la regla imaginaria que va de lo desagradable a lo agradable.

Todos tenemos esos niveles óptimos. Pero no necesariamente los conocemos. Los tenistas que usan adecuadamente la música para regular sus emociones, sí saben cuáles son sus niveles óptimos en este sentido.

Entonces cuando su estado emociona se sale de esos parámetros personales, usan la música para auto-regularse y regresar a los niveles que necesitan tener para mejoran su desempeño.

Ellos suelen tener dos o tres piezas musicales para inducir cada uno de esos 4 tipos estados emocionales.

Si su nivel de activación está por debajo de lo adecuado y además necesitan elevar su sensación de agrado, entonces escuchan una música que los lleve a lograr eso. Puede ser una música intensa y alegre.

Cuando necesitan elevar su nivel de activación, pero bajar su sensación de agrado. Escuchan durante un corto tiempo una música intensa que transmite emociones desagradables, hasta que sientan que su activación se elevó suficiente y su agrado disminuyó a niveles adecuados.

En otros casos necesitan disminuir su nivel de activación y también su bienestar. Entonces escuchan una música de baja intensidad, que además transmite emociones desagradables como la tristeza.

Y cuando necesitan disminuir su nivel de activación y aumentar su sensación de agrado, pueden oír una música que transmita calma. Así se sienten mejor y  la intensidad de su emoción disminuye.

El hecho de escuchar una música que transmita emociones desagradables puede sonar un tanto extraño. Pero en realidad funciona muy bien cuando se emplea de manera adecuada. No se trata de escuchar música hasta llegar a sentirse mal. Solo se emplea para disminuir una sensación de bienestar que se encuentra muy elevada.

Cuando el tenista se siente demasiado bien, suele tener problemas para concentrarse, para tomar buenas decisiones o para controlar bien sus movimientos. Imaginemos a alguien que acaba de ganar la lotería. Esa persona se siente muy bien, pero difícilmente podría entrar inmediatamente a una cancha y jugar el mejor partido de su vida. Su nivel de activación y su sensación de bienestar serían demasiado elevados. Su desempeño se desplomaría.

Si quieres conocer cuáles son tus niveles óptimos en relación a tu activación y a tu sensación de bienestar, es recomendable contratar los servicios de un psicólogo deportivo que te ayude a ir descubriendo esa interrogante. Si deseas emplear la música para regular tus emociones, este tipo de profesional podría ayudarte a seleccionar la música que más te sirve a ti en cada ocasión.

Sígueme en las redes sociales

Leave a Reply