¿Eres el tenista de la fuerza o estás en el lado oscuro?

El tenista de la fuerza vs tenista del lado oscuro

¿Eres el tenista de la fuerza o estás en el lado oscuro?

Si quieres tener una vida colmada de bienestar y felicidad, hay una pregunta que debes hacerte al menos cada cierto tiempo: ¿Soy el tenista de la fuerza o he caído en el lado oscuro?… Para responder a la pregunta, es necesario saber qué es la fuerza, que es el lado oscuro y cómo se manifiestan ambos dentro del tenis.

¿Qué es el lado oscuro?

Es una tendencia innata del ser humanos orientada hacia el mal. Se basa en la negación del valor que tiene la vida, del valor que posee el ser humano y del valor de todo cuanto existe. Al no reconocer ese valor, las personas atropellan lo que está a su paso con el fin de lograr sus intereses.

El lado oscuro se caracteriza por la arrogancia, la rabia, el rencor, el deseo de disminuir a las otras personas, el deseo de causar sufrimiento y/o la tendencia a evitar ponerse en el lugar de las otras personas que son afectadas por las acciones que hacemos.

¿Qué es la fuerza?

Es lo contrario del lado oscuro. Es una tendencia innata a reconocer el valor de todo lo que existe, una tendencia a respetar todas las personas, animales o cosas, incluyendo a la propia persona, los oponentes y demás. Al reconocer ese valor, la persona busca generar bienestar para sí mismo al igual que para los demás. La fuerza se caracteriza por la humildad, la buena voluntad, solidaridad, juego limpio y demás.

Tanto la fuerza como el lado oscuro constituyen fuentes de poder. Si hablamos del lado oscuro, Un tenista motivado por la arrogancia, por el deseo de humillar al oponente, puede adquirir mayor ímpetu. Eso puede llevarlo a entrenar más duro y ganar partidos. Al ser despectivo o mal intencionado con el oponente, el tenista tomado por el lado oscuro puede lograr disminuir al oponente o hacerlo salir de sus casillas.

Meter cizaña, pasarse del límite celebrado puntos groseramente con mala intención, dale un toque en el hombro al oponente al cambiar de cancha y robar puntos, son conductas propias del tenista dominado por su lado oscuro. Y estas pueden llevarlo a ganar un partido.

Por otro lado, la fuerza también puede motivar a atleta. Alguien que desee poner en alto a su país, que desee mostrar una conducta de respeto en la cancha para constituir un buen ejemplo, que lucha por ser fuente de orgullo, alegría o felicidad para su país o región… en ese caso, está motivado por la fuerza, es decir, por el bien. Y eso puede llevarlo a jugar mejor.

Tanto la fuerza como el lado oscuro pueden llevar a un tenista a lograr sus metas dentro y fuera de la cancha. Un tenista puede emplear la cizaña para crear enemistades entre personas, crear dificultades a otro atleta con su entrenador, sus patrocinantes, con los directivos de federacioens y demás. Y eso puede ayudarlo a sacar algunos rivales del camino.

Por su parte, la fuerza también ayuda. Esta puede generar buenas relaciones, ayudar a conseguir patrocinantes, generar buenas relaciones de un atleta con su entrenador, su pareja de dobles, el árbitro etc. La fuerza puede crear un clima de buena vibra en la selección de tenis de cualquier país. Por ello, el tenista de la fuerza puede ser deseado para formar parte de un equipo.

Ambos lados representan fuentes de poder que pueden llevarte a ganar partidos, torneos, patrocinantes y demás. El lado Oscuro tiene la posibilidad de derrotar a la fuerza y efectivamente muchas veces lo hace. Pero hay dos cosas que debes saber:

Por una parte, cuando ambos manifiestan su máximo poder, la fuerza siempre doblega a lado oscuro. Por el otro lado, la fuerza siempre implica bienestar y felicidad o al menos conduce hacia ella a corto, mediano y largo plazo. Pero el lado oscuro siempre conduce al sufrimiento. Si puede otorgar pequeños momentos inmediatos, placer, pero a corto, mediano y largo plazo, conduce a las personas a caer en grandes sufrimientos.

Adicionalmente, cuando ambos lados manifiestan su máximo potencial en dos personas rivales, la fuerza siempre vence al lado oscuro. Tu mayor desempeño como tenista se da cuando te sientes bien y tienes buena vibra. El lado oscuro siempre implica sufrimiento intenso. No es posible sufrir de esa manera y al mismo tiempo tener la buena vibra que conduce al atleta a manifestar su máximo potencial.

Es por ello que debes preguntar siempre: ¿Soy el tenista de la fuerza o he caído en el lado oscuro?

Sígueme en las redes sociales

Leave a Reply